¿De qué trata la nueva reforma tributaria?

Un breve panorama de lo que podría ser la nueva reforma tributaria para Colombia.

Índice:

  • ¿Qué es una reforma tributaria?
  • Características de una reforma tributaria.
  • ¿Qué se busca con esta nueva reforma?
  • Perspectivas ante la reforma.

En Colombia es común escuchar la palabra reforma tributaria y para muchas personas esto tiene un eco con tinte negativo por las modificaciones que esta conlleva. Sin embargo, hoy te contaremos desde una perspectiva general de qué trata esta nueva reforma tributaria que resuena en los pasillos de la nación.

Lo primero que hay que aclarar ante este panorama es qué es una reforma tributaria y qué se pretende con la anunciada para este 2021. Además de hacer un breve recordatorio de cuántas reformas tributarias se han realizado en los últimos años en Colombia.

¿Qué es una reforma tributaria?

En ese sentido, una reforma tributaria según Banrepcultural, Red cultural del Banco de la República corresponde a que “En los diferentes países existe una estructura de impuestos, la cual determina quién o quiénes deben o no pagar esta tributación, así como el motivo de ello, la cantidad que deben abonar, etc. Sin embargo, dependiendo de las políticas de los gobiernos y del desempeño de su economía, esta estructura se debe modificar. A esta modificación se le denomina reforma tributaria. Según lo anterior, una reforma tributaria cambia uno o varios aspectos de la estructura tributaria, buscándose, a través de ella, aumentar o disminuir la cantidad de dinero que recibe el Estado por concepto de impuestos”.

Es decir, que una reforma tributaria no necesariamente tiene que ser para imponer un aumento en los impuestos, también se pueden dar con motivos de los mismos. Bajo este concepto es como si una persona tuviese más gastos que ingresos, lo que esta debe hacer es modificar su sistema financiero y reorganizarse para encontrar un balance que le permita cubrir todas sus necesidades. En este caso esa persona se llama Colombia y sus necesidades parten de hacerle frente a la deuda externa, impulsar nuevos proyectos a nivel interno, mantener el grado de inversión, generar intercambios y confianza extranjera, además de seguir reinventando el funcionamiento económico del país.

Características de una reforma tributaria

Entre las principales características de la reforma tributaria se pueden encontrar: 1) La modificación de la estructura de impuestos del sistema tributario respetando sus principios base (justicia y equidad, estabilidad, neutralidad, suficiencia, simplicidad, certeza, y economicidad.), 2) Realización de un diagnóstico del sistema vigente y de las estructuras en pie, que consiste en la descripción del sistema impositivo ideal propuesto, es decir, qué se pretende hacer y a dónde se pretende llegar con la reforma y 3) Proposición de los ingresos públicos, además de la estimación de gastos tributarios para ser claros con la política fiscal.

Partiendo de lo anterior, damos paso a hablar sobre lo que probablemente viene con la reforma tributaria para este 2021. Inicialmente en agosto de 2020 se conformó la Comisión de Expertos Tributarios quienes tendrían que hacer una revisión a fondo del estatuto tributario, y que estaba enfocada en las millonarias exenciones que se hacen a los impuestos y que suman más de 90 billones de pesos cada año. Esto bajo el anuncio del presidente Iván Duque presentaría el proyecto de reforma tributaria en la presente legislatura, decisión que fue respaldada inicialmente por el ministro de hacienda, Alberto Carrasquilla.

¿Qué se busca con esta nueva reforma?

Lo que se busca con esta modificación tributaria es recaudar 1,5% del PIB que equivale a aproximadamente a 15 billones de pesos. Según la recomendación de la Comisión de Expertos, las propuestas para la reforma deberían ser:

  • Renta: Reducir las deducciones y exenciones.
  • IVA (Impuesto al Valor Agregado): Reducir la lista de bienes o servicios que están exentos o excluidos. Además, de aumentar la tarifa del 5% al 10%, o 12%.
  • Pensiones: Gravar las pensiones con una tasa efectiva justa.
  • Otros impuestos: Eliminar y reemplazar el ICA (Impuesto de Industria y Comercio) y abolir el 4×1000 (impuesto del Gobierno Nacional en el que, por cada 1.000 pesos en algún tipo de movimiento financiero, se pagan cuatro pesos).

A continuación, te explicaremos cada una de ellas:

  • Renta: Reducir las deducciones y exenciones.

Persona Natural: Datos de la Dian indican que el año pasado, por ejemplo, las empresas aportaron 51 billones de pesos al Estado mediante el pago del impuesto de renta (80 por ciento del recaudo total); las personas, por otro lado, pagaron 12,9 billones de pesos. El desequilibrio es todavía más visible si se tiene en cuenta que del total de los 4.360.104 declarantes registrados el año pasado, solamente 549.575 eran personas jurídicas.

Por tal motivo, en cuestión de renta de personas naturales se ampliará la base tributaria. Si bien hoy declaran las personas que tienen ingresos anuales de $48 millones se pasaría a $30 millones, es decir, $2,5 millones al mes. Con esto se estima que hasta 1,2 millones de personas harían parte de la declaración. En este sentido, el viceministro de hacienda, Juan Alberto Londoño, aseguró que, si bien declararían renta, no significa que las personas tengan que pagar el impuesto.

Persona Jurídica: Con el fin de preservar la competitividad del país, se propondrá reducir la tarifa del impuesto de renta en un 24% para las pequeñas empresas, mientras que la tarifa máxima será de 30% a partir de 2023. Además, se buscará eliminar las exenciones, deducciones, descuentos tributarios y tarifas preferenciales a partir de ese mismo año. Mientras que se mantendrían los beneficios relacionados con economía naranja y turismo hasta 2023 y los de construcción de hoteles hasta 2025.

  • IVA (Impuesto al Valor Agregado): El objetivo de esta propuesta es reducir la lista de bienes o servicios que están exentos o excluidos. Además, de aumentar la tarifa del 5% al 10%, o 12%.

Según una entrevista realizada por la revista Portafolio a Lisandro Junco, director general de la Dian, “precisó que de los 69,1 billones de pesos que le cuestan al país los beneficios tributarios al año, 51,6 billones de pesos (4,9 puntos del PIB) son producto de las exclusiones y exenciones del IVA.” Esta medida iría apalancada con el aumento en el número de familias que recibirán compensación del IVA (la meta para este año es llegar a 2 millones) y elevar el valor de la devolución, que hoy es de 76.000 pesos, cada dos meses.

Sin embargo, este no deja de ser uno de los puntos más polémicos de la reforma, por la posibilidad de ponerle IVA a más productos de la canasta familiar que hoy en día no están gravados. Por esta variable tributaria, el Gobierno esperaría recaudar entre $7 y $8 billones de pesos.

No obstante, estaría sobre la mesa la devolución del IVA para que sean más de 2 millones de familias las que reciben ese beneficio, tal y como lo recordó el presidente Iván Duque, haciendo énfasis en que el Ingreso Solidario se convertiría en un programa permanente y se ampliaría su cobertura.

Hoy en día, hay 98 productos de la canasta familiar que están gravados con una tarifa general de IVA de 19%, otros 10 de ellos tienen otra de 5% y 73 están exentos o excluidos, es decir, están en el grupo de los de 0%.

La reforma tributaria pretendería ampliar la canasta gravada de 53% a 60%. Para ello, varios productos y servicios que hoy en día cuentan con una tarifa de 5% pasarían a la general de 19%, entre ellos, el azúcar y los productos cárnicos como los embutidos.

  • Pensiones: Gravar las pensiones con una tasa efectiva justa.

Un punto que también resaltaron los expertos fue que el modelo en que se gravan las pensiones está mal formulado pues se brindan deducciones a las personas que aportan a los planes pensionales, pero no se gravan los pagos de las pensiones. Por ello, recomendaron gravar a las pensiones con tasas efectivas justas y el Gobierno seguiría los consejos de la comisión porque en el proyecto de reforma aparece un impuesto que gravaría a las mesadas desde $7 millones.

  • Otros impuestos: Eliminar y reemplazar el ICA (Impuesto de Industria y Comercio) y abolir el 4×1000 (impuesto del Gobierno Nacional en el que, por cada 1.000 pesos en algún tipo de movimiento financiero, se pagan cuatro pesos).

En términos generales, tanto el presidente como el ministro de hacienda han dado luz verde a la propuesta de abolir el ICA. Otros líderes del sector opinaron al respecto que “La eliminación del ICA es conveniente y puede complementarse con el fortalecimiento de otros mecanismos de financiación a nivel municipal, como el impuesto predial”, dijo Camilo Sánchez, presidente de Andesco. Ahora, frente a eliminar el 4×1.000, la mayoría considera que es una buena propuesta dado que es un impuesto distorsionante y que desincentiva la bancarización. Alejandro Vera, vicepresidente técnico de Asobancaria afirmó que “Su eliminación incentivaría la bancarización y el uso de productos y canales financieros. El Gobierno debe tener claridad en la viabilidad y transición de la eliminación”.

Por otro lado, a partir de las recomendaciones y la difusión con entes como la Alcaldía Mayor, el Gobierno también propondrá originar un impuesto verde en donde se creen instrumentos que reduzcan la contaminación, como la modificación del impuesto al carbono, la introducción de un impuesto local a los vehículos y el impuesto a los plásticos de un solo uso y al consumo de plaguicidas.

Hablando a partir de un lenguaje gráfico, en estas variables se resumiría la reforma tributaria:

Imagen tomada de: Diario Económico La República, Las bases de la reforma tributaria.

Perspectivas ante la reforma

Ante este complejo panorama legislativo que nace de la caótica situación originada en parte por causa del COVID-19, han surgido muchas perspectivas, opiniones y han salido a relucir realidades inevitables de nuestro país.

En ese sentido, los gremios están a la espera de lo que se presente, sobre todo, porque la economía está en una fase de recuperación y activación tras la crisis que desató la pandemia y, aunque el Gobierno necesita mejorar la situación fiscal, esta no puede minar el crecimiento y el bajo porcentaje que se ha avanzado en los últimos meses.

En una entrevista realizada por el periódico económico La República al presidente de la ANDI, Bruce Mac Master, se conoció su punto de vista ante este importante acontecimiento que está a puertas de hacerse realidad. El líder afirmó que “El gran reto que debe sortear el país con la próxima reforma fiscal es no afectar la competitividad de las empresas, más aún, teniendo en cuenta el importante rol que tendrá el sector productivo en la reactivación”.

Noción que apoya la presidente de Acopi, Rosmery Quintero, quien considera que las empresas han sido de las más golpeadas durante la pandemia, afirmando que “Es necesario no gravar más al sector empresarial. Es un sector significativamente golpeado por la pandemia y está haciendo un gran esfuerzo”.

Otro líder del sector productivo también expuso su preocupación por el impuesto que se quiere poner en productos exentos. Gonzalo Moreno, el presidente ejecutivo de Fenavi, sostuvo que la “preocupación ahora es mantener la condición de bienes exentos tanto del pollo como del huevo” pues la mayoría considera que no se deben gravar bienes que están excluidos del gravamen. Sin embargo, como se dio a conocer anteriormente el Gobierno podría estar pensando en pasar de 5% a 19% algunos productos o que los que no causan IVA sí lo hagan.

Ahora bien, las afectadas no solamente serían las empresas, sino también las personas que consumen esos productos. Según una entrevista del periódico El Tiempo a Horacio Ayala, exdirector de la Dian, se dio a conocer su perspectiva afirmando que es muy difícil hacer modificaciones en el IVA y que no afecte todo el mundo, por la característica que este tiene de ser un impuesto no progresivo. Adicionalmente, Ayala sostuvo que, aunque se creó el sistema de devolución no existe una fórmula exacta que determine quién sería el beneficiario de esa devolución, haciendo aún más complejo este tipo de procesos a tal punto de ser injustos.

Lo que condujo a Ayala a cuestionarse sobre “¿Qué pasaría con la población ‘sánduche’ cuyos ingresos son bajos, pero que no es suficientemente pobre para beneficiarse con las devoluciones?”. Señalando que “si bien el IVA es importante dentro de una reforma, no puede ser el eje principal, y recomienda tener en cuenta el análisis de la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios para tomar determinaciones: Dentro de la legislación hay una cantidad de beneficios distintos del IVA que deben ser modificados. En cuanto a la tributación de personas naturales, esta ha llegado a niveles importantes, el problema es que hay una enorme informalidad. En otras palabras: el contingente de personas naturales en capacidad de tributar es pequeño, por la informalidad y la pobreza”

Ante este horizonte de posturas frente a la modificación tributaria, es notable que cada vez se torna más impopular y sí, ésta claro que el país viene de un tropiezo en donde alcanzó un endeudamiento histórico, dado por un gasto exuberante en salud (infraestructura, insumos y vacunas) y auxilio a sectores vulnerables (Ingreso Solidario que entrega 160.000 pesos mensuales a 3 millones de familias en pobreza extrema). A pesar de los esfuerzos del Gobierno, son menos los sectores y el número de personas que ven positivo este cambio al sistema tributario actual.

Esta reforma se suma a las 13 que se han realizado en los últimos 20 años y a los diferentes proyectos de ley que se han sancionado en materia tributaria. Aunque no cabe duda de que el virus aceleró este suceso de reforma, no se le puede atribuir el 100% de la culpa; Colombia ha sido un país que ha tenido que tomar medidas cortoplacistas para sacar adelante su economía y desarrollo.

Finalmente, solo queda esperar la decisión final del congreso y acogernos a los nuevos parámetros tributarios, que, aunque sean presentados cómo una “reforma fiscal” en palabras sencillas son una modificación en impuestos a la cual hay que adaptarse como en años anteriores. En pocos días sabremos qué vendrá…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *