¿Cómo asegurar el estudio de tus hijos?

Una de las principales preocupaciones que te pueden surgir como padre es el poder darles a tus hijos una educación básica e intermedia de calidad y, más a largo plazo, garantizar sus estudios universitarios. Es por esto que, para asegurar el estudio de tus hijos, es necesario hacer un plan de largo aliento y conocer las opciones y herramientas que existen para facilitar el cumplimiento de tu proyecto de vida y el de tus hijos.

Imagen que contiene persona, interior, tabla, niña

Descripción generada automáticamente

¿Cuánto cuesta estudiar en Colombia?

Para nadie es un secreto que el costo de la educación superior privada tanto en Colombia como en el mundo es alto. De acuerdo con Asocoldep (Asociación Colombiana de Educación Privada) el costo promedio del semestre en las carreras más solicitadas actualmente va de los $5.738.500 en carreras como Diseño Gráfico o Administración de Empresas a los $18.824.100 de una carrera como Medicina. Esto, teniendo en cuenta los 10 semestres de duración que suele tener una carrera universitaria en Colombia, da un promedio de $50.000.000 a $180.000.000 por el pago total de un pregrado sin contar con los gastos de manutención, alimentación y materiales que se requieran durante su desarrollo.

Asimismo, de acuerdo con cálculos de Mapfre, aseguradora española, el Índice de Costos de la Educación Superior (ICES) ha subido en promedio un 1.6% por semestre durante los últimos años. Esta es una tendencia que se espera se mantenga lo cual significa que si un semestre de Ingeniería en la Universidad de los Andes cuesta actualmente $10.600.000, para el 2027 estaría costando $36.400.000.

Por otra parte, es claro que una de las mejores garantías para que tus hijos accedan a educación universitaria de alta calidad, aparte del sustento económico, es darles una educación básica y media igualmente alta y efectiva. De acuerdo con César Bernal, Gerente de Vida, Capitalización y Previsionales de Colpatria, el costo promedio de una buena educación básica y media actualmente se encuentra alrededor de los $450.000.000.

¿Qué opciones de financiamiento hay?

Así como existe una amplia oferta de estudio, también existen distintas formas de financiación educativa a nivel nacional. Una de los principales opciones de pago es el ICETEX, una entidad del Estado que otorga créditos educativos asegurando así el acceso equitativo a la formación universitaria a estudiantes que no cuenten con los recursos necesarios para el pago de la universidad y maneja tasas de interés que van desde 3,66% a un 11,66% de tasa efectiva anual. Asimismo, existen múltiples formas de pago que incluyen financiamiento con la misma universidad u otros intermediarios como líneas de crédito por parte de entidades financieras.

Pero si tu idea es no adquirir una deuda tan grande para que tus hijos accedan a una educación superior de calidad, existen también otras opciones que pueden facilitar este camino. En el mercado hay alternativas que te permiten prepararte desde ya para darles a tus hijos la educación que se merecen. En general, la oferta de productos para asegurar el estudio de tus hijos se dividen en dos grandes categorías: seguros educativos universitarios y planes de ahorro para educación.

A continuación, te contaremos de qué se trata cada uno de ellos y sus beneficios para que a la hora de darle estudio a tus hijos tus finanzas familiares no se vean afectadas.

Seguros educativos

Los seguros educativos consisten en amparar el pago del valor de la matrícula del programa de educación que tú como beneficiario o tu hijo elija durante un número de semestres determinados, siempre y cuando el beneficiario efectivamente curse los estudios.

En este formato de seguro existen dos modalidades de pago: total o por semestres. En el pago total, el pago puede realizarse en una sola cuota. Por ejemplo, puedes aportar $50.000.000 millones para que así tu hijo pueda estudiar en cualquier universidad del país, o fuera de Colombia si es esa su elección, sin que tengas que preocuparte por el pago de la matrícula de sus semestres. Claro está que esta modalidad de pago varía de acuerdo a las políticas de cada compañía e implica una inversión grande, pero que te asegura por completo la tranquilidad del acceso a educación de tus hijos.

La segunda modalidad de pago te da la posibilidad de diferir el pago en varias cuotas las cuales pueden ser semestrales o anuales. Estas la puedes hacer de forma directa con la compañía de seguros o por medio de sistemas de financiación que las aseguradoras acuerdan entidades financieras.

Los princiales beneficios de adquirir un seguro educativo son los siguientes:

  • La compañía de seguros con la que tomes el seguro asume el pago de la educación superior de los beneficiarios que pacten en la póliza.
  • La aseguradora asume los incrementos anuales o semestrales que puedan darse a lo largo de la realización del estudio.
  • Te da seguridad, pues disminuye la incertidumbre que podrías tener si se llega a presentar alguna adversidad como muerte, incapacidad, pérdida de empleo, etc.

Planes de ahorro educativo:

Con este tipo de herramienta, puedes ahorrar para el estudio de tus hijos en un periodo de tiempo determinado y de acuerdo con tus posibilidades económicas del momento. El mayor beneficio de hacer un plan de ahorro es su flexibilidad pues el valor de la póliza depende de la proyección de capital futuro que esperas recibir. Es decir, si quieres asegurar el pago de la matrícula semestral de $10.000.000 de aquí a 5 años, deberás ahorrar un monto mensual durante ese periodo de tiempo de $1.600.000, pero si tu capacidad de ahorro en el momento no da para lograr esa suma, podrás ajustar la cifra del ahorro a algo más bajo y subirla cuando las circunstancias económicas te lo permitan. De esta manera, si no logras ahorrar el costo total de los 10 semestres de universidad, estarás construyendo un capital que será de gran ayuda cuando llegue el momento de estudiar.

Los principales beneficios de empezar un ahorro educativo son:

  • Puedes adaptar los tiempos y las cuotas según tus posibilidades.
  • Aplican tanto para estudios dentro del país como en el extranjero, pues el ahorro puede ser utilizado en el lugar de elección de tus hijos.
  • Es posible realizar cambio tanto en la carrera como en los beneficiarios.

La planeación a futuro es uno de los pilares para llevar una vida financiera que te permita gozar de libertad y tranquilidad. Un decisión y proyecto de vida tan importante como lo es el garantizar el estudio de tus hijos, es un tema que no se debe dejar a la deriva sin una planeación sólida que lo sustente. La oferta de opciones en el mercado son muchas y cada una de ellas está diseñada para adaptarse a un perfil específico. Para elegir la mejor opción, debes informarte y asesorarte sobre cuál puede complir mejor con tus objetivos de acuerdo con tus posibilidades.