7 consejos para ahorrar inteligentemente

El ahorro es una práctica que, aunque suele tenerse muy presente en el panorama general de nuestros ingresos y egresos, no es un hábito fácil de establecer. Las razones para ahorrar son muchas; tener capacidad de acción ante un evento inesperado sin que eso afecte nuestras finanzas, proyectarnos y alcanzar metas, anticiparnos a grandes gastos, darnos gustos sin sentirnos culpables y, por supuesto, invertir para hacer rendir nuestro dinero.

Imagen que contiene interior, tabla, plato, taza

Descripción generada automáticamente

Las razones que nos motivan a ahorrar varían de persona a persona, todos tenemos metas y proyectos distintos, pero la pregunta que nos une en un primer momento es ¿cómo empiezo a ahorrar? A continuación, te presentamos 7 formas en las que puedes empezar a construir el hábito del ahorro para gastar tu dinero de una manera racional que te permita generar reservas económicas, las cuales te dan la posibilidad de disfrutarlo e invertirlo de manera efectiva.

  1. Determina tus ingresos y gastos

El primer paso para empezar a ahorrar de manera efectiva es ser consciente de cuáles son tus ingresos y, asimismo, cuáles son tus gastos mes a mes. Con esto nos referimos no solo a llevar la cuenta de los gastos grandes y fijos, como el transporte, la comida y los servicios, sino tener en consideración hasta el último café que compraste.

El modo de hacerlo depende de ti, puedes desde juntar las facturas de cada transacción, anotarlas en una libreta, llevar un Excel, utilizar alguna de las múltiples aplicaciones que buscan ayudarte a llevar un record de tus gastos o descargar nuestra Plantilla Forestta del ahorro. Además, para facilitar esta tarea, puedes agrupar esta información en categorías que permitan determinar cuánto gastas al mes en cada aspecto, por ejemplo, servicios, mercado, ocio, gasolina, etc.

  • Establece metas

Es más fácil ahorrar cuando se tiene una o varias metas claras de lo que quieres lograr con ese dinero. Al tener una meta fija para la que quieres ahorrar, puedes determinar cuánto tiempo necesitas para reunir ese dinero y también qué monto de tus ingresos mensuales vas a destinar para esa causa.

Se pueden determinar varias metas de ahorro simultáneamente como un ahorro a largo plazo para la compra de vivienda o algo más a corto plazo como ahorrar para las próximas vacaciones. En cualquiera de estos casos, lo ideal es encontrar el lugar adecuado para mantener el dinero seguro y fuera del alcance para evitar gastarlo antes de lo planeado. Para esto existen distintas opciones desde su misma cuenta de ahorro o fondos de ahorro colectivos de las que hablaremos más adelante.

  • Haz un presupuesto

Una vez tengas claros tus ingresos y tus gastos y lo que quieres lograr con tu ahorro, es hora de establecer un presupuesto realista para cumplir la meta propuesta. Para empezar, ten en cuenta los gastos fijos y también los que puedes empezar a recortar, igualmente, registra los gastos eventuales que, aunque no son frecuentes, sabes que se van a presentar. Una vez determines cuánto necesitas para vivir, establece el porcentaje o monto mensual que vas a destinar para tus metas. Existen diferentes opiniones y modelos del porcentaje ideal que se debería ahorrar de acuerdo con tus ingresos, pero en general, se recomienda ahorrar como mínimo el 10% de tus ingresos y un máximo del 40% para que tus gastos básicos no se vean afectados.

  • Recorta gastos

Con un panorama claro del dinero que ingresa a tu cuenta, el que sale y el que deseas ahorrar para un futuro, puede que no te den las cuentas. En este caso, es necesario empezar a revisar qué gastos se pueden recortar o disminuir de alguna manera. Identifica los gastos en entretenimiento u ocio que puedas reducir como comer fuera de casa, ropa o salidas. También existen algunos gastos mensuales fijos que pueden irse sin causar molestia y darte la posibilidad de ahorrar como disminuir tu plan de celular o revisar las suscripciones y membresías que pagas mensualmente, pero que realmente no utilizas.

Estas medidas no solo te darán un umbral más alto para permitirte ahorrar, sino que te permitirán ser más consciente del uso que le das a tu dinero y establecer prioridades no solo en tus gastos, sino en tus metas y proyectos.

  • Elige la mejor opción

Como sabemos, ahorrar es una experiencia distinta para cada persona pues los ingresos, gastos, contexto y metas son distintos, por tanto, la elección de un método de ahorro debe ser elegido de acuerdo con los intereses específicos de cada uno. Independientemente de esto, es fundamental tener en cuenta características básicas como los saldos mínimos, los cargos a la cuenta y las tasas de interés.

Dependiendo de si la idea es hacer un ahorro a corto, a mediano o a largo plazo, las cuentas de ahorros, CDTs o fondos de ahorro e inversión pueden ser opciones importantes para considerar a la hora de elegir en cuál queremos empezar a depositar nuestro dinero.

  • Automatiza

Una de las ventajas que existen para ahorrar actualmente es la posibilidad de automatizar muchos de nuestros pagos y ahorros por medio de las aplicaciones móviles o web de los bancos. Asimismo, esto no solo nos permite ejecutar pagos y transferencias de manera eficaz, sin pérdidas de tiempo, sino que podemos destinar que la cifra que hayamos determinado para el ahorro vaya automáticamente a nuestra cuenta de ahorros sin tener la tentación de gastar el dinero en otros fines.

De esta manera, tus rentas fijas y de ahorro quedarán automáticamente listas y el dinero que quede en tu cuenta podrás destinarlo a tus otros gastos sin preocupaciones.

  • Haz un seguimiento

Nuestra mente necesita estímulos constantes y más a la hora de crear un hábito. Por esto es recomendable que para empezar establezcas metas pequeñas y alcanzables en un corto plazo para que, a la hora de ver los frutos del ahorro, tu cerebro reciba una recompensa que refuerce este hábito.

De igual forma, revisar periódicamente cómo va avanzando tu ahorro te permitirá estar al tanto de tu progreso, motivarte y determinar si hay algún ajuste por hacer para agilizar la consecución de tu meta o ponerte una nueva.

Ahorrar puede parecer una tarea difícil inicialmente, estamos acostumbrados a la inmediatez y a la facilidad que nos brindan opciones como las tarjetas de crédito, pero el ahorro nos abre puertas para una estabilidad y vida financiera sana, la posibilidad de protección ante un imprevisto y la capacidad de realizar inversiones que puedan aumentar nuestro patrimonio. Un hábito que se forja poco a poco, pero que definitivamente vale la pena.